Juegos para niños: Cómo desarrollar sus habilidades analíticas usando una baraja de cartas

Uno de los temas más investigados actualmente es el desarrollo de la mente del niño Cada vez se hacen más estudios y se desarrollan más lecciones, programas y juegos para impulsar las primeras etapas del crecimiento y aumentar las habilidades existentes.

Ahora hay más opciones y posibilidades que nunca, comenzando con diferentes instalaciones educativas adecuadas para diferentes niveles de desarrollo, y continuando con programas especiales de televisión, libros y juegos. Estos juegos están especialmente construidos para trabajar en las áreas de crecimiento y desarrollo de la mente del niño.

Estas habilidades pueden desarrollarse de diferentes maneras y no necesariamente en un programa estructural o en un jardín de infancia especial. También se puede hacer en la forma simple y divertida de los juegos. Considerando el hecho de que hay cientos de juegos para el desarrollo de la mente de los niños, en este artículo nos centraremos en los juegos de cartas.

Los juegos de cartas pueden venir en diferentes formas y tamaños y con diferentes niveles de dificultad. El juego de cartas más básico es el juego de memoria de cartas. Se juega con media baraja o menos extendida sobre la mesa, mientras cada carta está boca abajo. Cada jugador, en su turno, elige mirar una carta a la vez para eventualmente formar parejas o grupos (basado en lo que se decidió anteriormente como grupo). Este juego ayuda a desarrollar la capacidad de memoria del niño y su habilidad para dividir lógicamente los símbolos en grupos.

Otro juego similar al de la memoria, pero que se centra y maneja en un área completamente diferente del cerebro del niño es el juego en grupo. En este juego, la baraja de cartas se divide al número de jugadores para que todos los jugadores reciban una cantidad igual de cartas. Cada jugador en su turno forma grupos (basados en lo que se decidió anteriormente como grupo) y los coloca sobre la mesa. El objetivo de los jugadores en este juego es deshacerse de sus cartas enteras añadiéndolas a los grupos ya existentes en la mesa. Los jugadores tienen la total libertad de cambiar la posición de las cartas sobre la mesa siempre y cuando ninguna de ellas quede fuera de un grupo.

Este juego es más complicado que los otros juegos de cartas y por lo tanto contribuye más al crecimiento del niño. El juego enseña a los jugadores a tomar decisiones basadas en movimientos de seguimiento opcionales y a resolver problemas utilizando las cartas que les dan, que en este caso es en sentido literal. El juego es muy recomendable para niños y adultos como uno solo, ya que es competitivo y de suspenso tanto como amistoso y divertido.

Otro juego popular que la mayoría de los niños disfrutan es la guerra. Pero no les dejen jugar de la forma habitual en la que la carta más fuerte vence a la más débil. En su lugar, establezcan reglas diferentes para cada ronda. Puedes determinar cosas como que un dos de tréboles y un seis de corazones latan cualquier carta. Incluso puedes hacerlo más difícil estableciendo un rango de cartas como comodines.

La variedad de este tipo de juegos es relativamente grande y está creciendo cada vez más, ya que la gente está constantemente buscando nuevos juegos para jugar. En cuanto a los niños, pueden estar participando por una razón totalmente diferente, pero los resultados son los mismos.